Mi filosofía de las 4 S: Habilidad, ventas, servicio y uno mismo

Este título se refiere a las cuatro dimensiones de una visión que tengo para el éxito (Skill, Sales, Service y Self), y pueden aplicarse a cualquier campo, aunque generalmente escribo sobre la traducción, la interpretación y revisión de documentos específicamente. La habilidad y las ventas significan tener un gran producto y también dejar saber de él, mientras que servicio y el uno mismo quieren decir que tenemos que contribuir a nuestra comunidad (asociaciones, colegas, familia etc.), lo que incluye a nosotros mismos y nuestro sentido de bienestar y felicidad. Así que los dos pares se refieren a lo técnico y a lo personal, respectivamente.

El uno mismo

Hoy el tema es el uno mismo. A algunas personas, cuando piensan en el uno mismo no les gusta la palabra. Palabras como “egoísta” vienen inmediatamente a la mente. Las personas egoístas siempre se ponen primeros, no aman a los demás como a ellos mismos y toman pero no dan. A este tipo de persona no le va bien en una comunidad de personas que entiende por qué es bueno dar y recibir y que también encuentra alegría al hacerlo.

De hecho, cuando originalmente creé mi filosofía de las 4 S, puse el uno mismo al final justamente con esa idea: poner al final al uno mismo, después de la habilidad, las ventas y el servicio. No quería ser una persona egoísta y lo daría a entender mediante la colocación del uno mismo al último en la lista. Pero hoy vamos a poner primero al uno mismo. La idea de este ensayo es presentar las razones  por las que hacer del uno mismo una prioridad es bueno para ti y ofrecer algunas sugerencias que puedan ser relevantes para tu vida profesional o personal.

Poner una prioridad en el uno mismo no es ser una persona egoísta

Incluso tu mejor amigo, tu pareja, tu esposa o marido, novio o novia, tu perro o cualquier otra persona o cosa en  la cual confíes para ser o sentirte exitoso y feliz finalmente te decepcionará de alguna manera. Y viceversa. Nadie, incluidos nosotros mismos, es perfecto. No podemos confiar totalmente en los demás para cuidar de nosotros. Y si alguna vez te has encontrado en un lugar oscuro, un hoyo que se cavó a sí mismo, no estás solo o sola. A veces la única manera de mejorar tu situación es darte cuenta de que TÚ tienes que mejorar la situación.

Tal vez no estás en un lugar oscuro. Definitivamente espero que no. Pero sin juzgar a nadie ni decir quién necesita compartir más o quién debe centrarse más en si mismo, no estoy escribiendo a las personas que se sienten satisfechas o felices en este momento. Hoy me dirijo exclusivamente a las personas que no están de maravilla. Hoy estoy tratando de llegar a la persona que simplemente no sepa qué hacer, alguien que esté perdido o alguien que sólo necesite un poco de ayuda.

Poner una prioridad en ti mismo no es ser una persona egoísta porque tú, no los demás, quienes sin duda tienen sus propios problemas, eres tu única esperanza de sentir el sol en tu cara de nuevo.

¿Qué vamos a hacer?

Hay problemas de emergencia, de mediano plazo y de largo plazo. Primero tenemos que centrarnos en los problemas de emergencia (dinero o salud por ejemplo). Pero no podemos olvidar que hay otras cuestiones que son igualmente importantes para la felicidad sostenida, pero que no representan una amenaza inmediata (por ejemplo la soledad) y también hay cuestiones de largo plazo (dónde vivir en un tiempo futuro). Esto me recuerda de un libro sobre el éxito en los negocios que una vez leí; no recuerdo el título pero a lo mejor tú sí. Es un modelo para el crecimiento, independientemente de que necesites solucionar problemas o simplemente seguir adelante. Siempre necesitamos equilibrar nuestros objetivos a largo plazo y a corto plazo.

Sin embargo, si tú estás en un lugar oscuro ya sea personalmente o profesionalmente o ambos, tus principales preocupaciones probablemente están en la categoría de problemas de emergencia y no sabes qué hacer.

Muy adentro ya sabemos la respuesta a nuestros problemas, o por lo menos podemos ver la dirección general en que debemos ir y por una razón u otra no somos capaces o no estamos dispuestos a ir por ese camino. El chiste es amarnos lo suficiente (nadie más puede, y puede ser que hacerlo no es responsabilidad de nadie más) para darnos permiso de tomar pasos edificantes hacia la auto-valoración, auto-estima, auto-respeto y auto-amor. Esto es difícil para algunas personas. Tal vez no sabes amarte a ti mismo porque te sientes que nadie te mostró cómo hacerlo nunca. Quiero mostrarte cómo hacerlo. Yo te quiero. Quiero que tengas éxito. Quiero que haya sol en tu rostro y que te rías hasta que las lágrimas salgan libremente de tus ojos. Quiero que tengas dinero suficiente para todo lo que necesitas y más. ¡Cuídate! Yo tengo un amigo que estaba tan triste después de un divorcio que se abrazaba a sí mismo en su coche durante horas. Madre mía, lo que siento por una tristeza así y cómo le deseo a ese amigo una vida feliz. Tengo otro amigo que me dijo una vez cuando yo tenía un gran problema: “Ni siquiera pienses en retener esas lágrimas”. Es bueno llorar. No significa que seas débil.

Vístete elegante. Haz ejercicio. Come alimentos nutritivos y bebe mucha agua. Haz algo que temes hacer. Perdona su rencor hacia alguien. No pierdas tu tiempo con las personas que te hacen sentir mal. No sé. Para todo el mundo será diferente. Pero lo importante es construir una base sólida primero. Tú eres la fundación, el centro de tu propia comunidad. Una vez que estés fuerte, entonces puedes ayudar a los demás, compartir con los demás, amar a los demás. Pero primero TÚ.

¿Qué piensas al respecto? Me encantaría escuchar tus comentarios o ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *